Viernes, 20 de Septiembre 2019 

Canarias24Horas.com


More information Cialis Online
10 Feb

¿POR QUÉ TENEMOS MIEDO A LLAMARLOS GOLFOS?

Pues es por tradición. Como el arrastre de ganado. O la doble vara de medir que es la más señera de nuestra costumbres. Nada nuevo, aunque ahora nos escandalice, porque está la tele y su obscena programación. Ya vendrá el parte dentro de poco. Mientras, la camada permanece unida. Un atavismo. Un rito. Una pompa y un acatamiento a las normas establecidas por los que se repartieron el planeta y sus satélites (homínido que pulula alrededor y que trae y lleva). Siempre hay alguien mirando.

Por las cuestiones citadas y muchas cosas más, nos da miedo a llamarlos golfos, aunque sabemos que lo son, presuntamente. O no presuntos. Qué más da: todos son iguales dice la gente que sabe que es mentira lo que acaba de sentenciar.

Como dato anecdótico, citemos que Hermoso (...) no fue imputado por el voto de un vasallo y que Esperanza La Guirre compró dos votos de sendos golfos del PSOE y se convirtió en la esperanza de parte de este país gobernado por patriotas evasores, etc. y lo de las elecciones locales vamos a dejarlo, porque hace unos días intentamos ensayar sobre la compra de votos y los sobres con billetes en su interior. O sea: la golfería española y canaria que existió y existe a la vista de todas y todos.

¿Por qué tenemos miedo a llamarlos por su nombre...? Hace poco más de un año, cualquier parado (...) le nombraba la madre al presidente del gobierno, hoy se quejan con la boca pequeña, muy pequeña, tan chiquita que apenas musita algo así como ¡yoooooo, no entiendo de política!, pero vota, aunque ahora parezca que nadie votó y que esa falsa decepción no se la cree (casi) ni él, que llevaba los sobres desde la casa y no ha entrado en la cabina ni leyó las falsas promesas. Con razón, en cierto modo.

El miedo guarda viña, es o era un refrán apreciado por la población, al referirse a la viña ajena, alguna de ellas ya seca después de haber cobrado la subvención que vino (...) de Europa.

Pues a pesar de lo que se ve cada día, aún hay como una condescendencia con los que roban y no nos atrevemos a llamarlos golfos. Y lo son, además de cutres (que diría Zoria), incultos y muy cara duras, que están preparando con rapidez inusitada para la este lento país, una sociedad dividida en el césped – mala hierba – del campo de golf y el tomate citado en una anterior entrega, ya casi rendido sin que nadie responsable (...) explique de verdad este abandono.

Y tenemos miedo a llamarlos golfos o traviesos. O atravesados.Tanto da.

Valora este artículo
(1 Voto)

Diseñado por CUADRADOS · Estudio de diseño web en Canarias

© Canarias24Horas S.L. | Todos los derechos reservados.