Jueves, 2 de Febrero 2023 

Canarias24Horas.com


More information Cialis Online
10 Mar

A Bermudez y Clavijo, carta abierta

Después de una obligada parada de unas semanas, vuelvo, volvemos en la Plataforma por la Dignidad a retomar la lucha que nos vio nacer como grupo, la que libramos por ese sector de la población cada día más numeroso y cada vez más olvidado, el de las personas que no tienen techo donde vivir y se ven obligados a hacerlo en casas abandonadas, en chabolas, en infraviviendas, en edificios ruinosos, en barrancos, en edificios antiguos o en la misma calle, entre cartones, en un portal, o en un cajero.

Volvemos, y lo hacemos recordando al señor José, un sin hogar que llevaba una eternidad viviendo en la calle en pleno centro de La Laguna y apareció muerto hace un par de semanas, solo, abandonado, semidesnudo, como ni siquiera mueren hoy en día los perros que viven en la calle. Después hemos sabido que incluso llevaba algunos días muerto cuando lo encontraron, y también supimos que era un buen hombre, amable, educado, culto, que no bebía, que no se metía con nadie y al que tampoco iba nadie de los Servicios Sociales a ver para ofrecerle algún recurso público o ayuda, para sacarlo de esa penosa situación. Alguna vez he dicho en estos días que el señor José probablemente no habría muerto de haber estado en una calle de Santa Cruz en lugar de en una calle de La Laguna, y aunque suene aventurado decirlo, es así, porque en Santa Cruz al menos hay un Albergue Municipaly hay también una Unidad Móvil de Acercamiento que se preocupa de ir a ver cada día a las personas que duermen en las calles de la ciudad. Esta muerte y la comparación con el ayuntamiento vecino, pone de manifiesto las carencias que tiene el municipio de La Laguna en todo lo relativo a atención a personas sin hogar. Unas carencias que no son sólo propiedad de este ayuntamiento, pues personas sin hogar hay en el norte y en sur, en Arona y en el Puerto, en Granadilla y en Buenavista, cada día más, y no podemos seguir mirando para otro lado. Así, yo me pregunto... ¿dónde quedan las palabras y el compromiso de la señora Cristina Valido, Consejera del Cabildo, cuando en 2011 reunida con los 31 municipios de Tenerife concluyeron que había que poner en marcha un Albergue en el norte y otro en sur? Eso me gustaría saber a mí, ¿a dónde fue ese compromiso? Por eso, bien haría el señor Clavijo, si no quiere ver a personas sin hogar afeando su noble municipio Patrimonio de la Humanidad, en promover la apertura de estos dos centros en el norte y en el sur, tal cómo acordaron en su día, o en su defecto aportar al mantenimiento del Albergue Municipal de Santa Cruz, teniendo en cuenta que buena parte de los ocupantes de dicho albergue son residentes de La Laguna.

Pero no se preocupen, que aquí hay para todos, y también hay para el Ayuntamiento de Santa Cruz, desde donde no dejan de llegarnos familias que viven en la calle, en las chabolas del Pancho Camurria, en casas ocupadas, en casas abandonadas o en sus propias casas con el agua cortada, que se ven privadas del derecho básico y fundamental de acceso al agua potable, cuando una tras otra se van cerrando las fuertes públicas donde antes podían tomar agua, debiendo caminar kilómetros garrafa en mano como si de un poblado del África profunda se tratara, para poder hacer de comer, lavar la ropa o bañar a sus hijos. Y esto, esto que denuncio está sucediendo en Santa Cruz de Tenerife sin que nadie parezca querer hacer nada, y es curioso porque en este aspecto sí que está mejor La Laguna, donde tienen establecida una gratuidad en un primer tramo de consumo a parados mayores de 55 años, jubilados, pensionistas y familias numerosas. Por eso, bien haría el señor Bermúdez en copiar esta medida de La Laguna, y de paso preocuparse de abrir fuentes públicas en cada barrio y cada distrito de la ciudad, especialmente en los más desfavorecidos, y si no puede hacer esto porque Emmasa no le deja, entonces, recupere usted la gestión de agua que por algo es un bien de todos.

Y así acaba esta carta abierta que hoy me piden, a los señores Bermúdez y Clavijo, dos caras de una misma moneda, confiando en que pronto estas dos reivindicaciones puedan llegar en forma de propuestas a los ayuntamientos afectados, para que el agua no sea privada a nadie en Santa Cruz de Tenerife, y nadie más muera en la calle en La Laguna ni en ningún otro lugar de la isla, abandonado, solo y triste.

Eloy Cuadra

Portavoz de la Plataforma por la Dignidad.

Valora este artículo
(0 votos)

Diseñado por CUADRADOS · Estudio de diseño web en Canarias

© Canarias24Horas S.L. | Todos los derechos reservados.