Sábado, 2 de Julio 2022 

Canarias24Horas.com


More information Cialis Online
05 Jun

Según hemos visto estos días hay personas de Las Palmas de Gran Canaria que han considerado excesivo lo que se ha armado en La Isleta por unos centímetros de tierra, también personas que han comentado en redes sociales que si no teníamos nada más que hacer que estar interfiriendo en una obra pública por un árbol más o menos, me gustaría con este escrito que se entienda que cada árbol plantado en el barrio lo hemos tenido que luchar, que cada centímetro de plaza pública que existe en el barrio ha sido posible porque los isleteros nos hemos empeñado que nuestro barrio se merece estar equipado con los servicios públicos básicos para que nuestros niños y jóvenes disfruten en espacios abiertos con total seguridad, y por supuesto los isleteros del siglo XXI continuaremos en la lucha, ni un centímetro menos, un árbol más.


El 15 de julio de 1927, se presenta ante el Excmo. Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, solicitud de construcción de una plaza o parque en el barrio, debido a que no existía ninguno, de hecho el más cercano era el parque Santa Catalina, se propone en este momento un solar entre las calle Faro y Luján Pérez, por las referencias físicas que se ofrece en los documentos municipales, pudiera ser la manzana comprendida entre estas 2 calles y Gamonal y Ayacata, este hecho que parecía el final de una larga reivindicación se convirtió en el principio de variados acontecimientos hasta que por fin tuviéramos nuestra plaza. Esta solicitud fue firmada por al menos 70 vecinos.
Posteriormente la corporación solicita al arquitecto municipal el oportuno informe que es firmado con fecha 15 de octubre de ese mismo año, el cual refleja que tal como planteaban los vecinos es indudable que el barrio necesitaba la construcción de alguna plaza, entre otras cosas no se cumplía con el requisito de la R.O. de 9 de agosto de 1923, por el que al menos el 10% de todas las urbanizaciones debía destinarse a espacios públicos de ese tipo y que justo el espacio aconsejado por los vecinos es adecuado debido a su difícil urbanización por el desnivel que posía el terreno.
Pasan algunos años y lejos de cansarse con el exceso de burocracia existente, los vecinos aumentan su reivindicación y empiezan a reivindicar un espacio bastante mayor, además bastante mejor situado ya que se encontraba justo enfrente del "grupo escolar", sin duda la reivindicación y consecución de este espacio ha sido una de los mayores regalos que nos han hecho nuestros abuelos, ¿Qué espacio público de vital importancia para la historia del barrio se haya comprendido entre las calles Tinguaro, Pardilla, Bentejui (en aquella época Pablo Iglesias) y Guayadeque?.
Así 3 años después de haber presentado la primera solicitud, se presenta nueva escrito en la línea que he expuesto en el párrafo anterior,
"Señor Alcalde de esta Ciudad.
Los que suscriben vecinos del barrio de La Isleta del Puerto de la Luz, a V.S. atentamente exponen:
Que en los planos, de parcelación de terrenos de este barrio y en los recientes de urbanización del mismo, se ha reservado un solar frente al Grupo Escolar, entre éste y la desembocadura de la calle Pablo Iglesias, cuyo solar ha estado siempre destinado a un futuro parque o plaza que fuera un sitio de expansión para la infancia educada en aquel centro y que sirviera como lugar de descanso al importante y creciente núcleo de población del citado barrio.
No será, quizás, este parque o plaza, suficiente para las necesidades de todo el vecindario, pero es evidente que, necesitando todo núcleo de población sitios bien aireados para soles públicos, y careciendo este del que somos vecinos del más breve rincón de esparcimiento de tal carácter, es de justicia dotarle del que hablamos, tanto más habiendo sido reservado, y estando a todas luces indicado para tal fin, sin perjuicio de aprovechar otro u otros de menor tamaño que, situados en lugares bastante retirados de él dentro del mismo sector del barrio, aun siendo de reducidas proporciones, servirían, justamente, para complementar la capacidad del parque o plaza del que nos ocupamos.
Han oído estos vecinos que en los recientes proyectos municipales relacionados con La Isleta, aparece desestimado este solar para darle la aplicación indicada, a pesar de que, a fuerza de haber sido reservado para ello por los propietarios del mismo, todo el vecindario se ha acostumbrado a respetar aquel lugar y a mirarlo como el indiscutible parque de esta parte de la población.
Por lo expuesto:
SUPLICAMOS a V.S. que teniendo por presentada esta instancia y previos los tramites de reconocimiento y estudio reglamentarios, se sirva dar las órdenes oportunas para que en el solar sito frente al Grupo Escolar de la Isleta, entre este y la desembocadura de la calle Pablo Iglesias, sea emplazado el parque o plaza de que este barrio está tan necesitado.-
Las Palmas, 5 Julio de 1930."
Esta solicitud es firmada por más de 100 vecinos, 3 días de después el arquitecto municipal presenta el presupuesto de las 2 plazas propuestas:
Plaza frente al Grupo Escolar: 33.625,00 pesetas.
Plaza entre las calles Faro y Luján Pérez: 6.574,00 pesetas.
Entre tanto tiempo perdido surgió un problema bastante importante para la ejecución de la plaza entre Faro y Luján Pérez, y es que esos terrenos fueron vendidos por los dueños a personas que pidieron las oportunas licencias de obras y empezaron a construir en uno de los solares destinados a la plaza, con lo cual se genera un problema importante ya que se paralizan las obras y comienza un proceso de valoración de posibles indemnizaciones a los compradores del terreno, 660 metros cuadrados repartidos en:
Prudencio Tejera Suárez: 180,00 metros cuadrados.
Juan Artiles Medina: 180,00 metros cuadrados.
Miguel Alonso del Toro: 150,00 metros cuadrados.
Celestino Ramírez: 150,00 metros cuadrados.
En abril de 1932 se produce la donación por parte de los herederos de Pedro Bravo de Laguna de los terrenos que se encontraban frente al Grupo Escolar.
En mayo de 1932 y ante todos los problemas que genera las posibles expropiaciones de los terrenos entre Faro y Luján Pérez se desiste la construcción de esa plaza, en los días siguientes se decide que la plaza más pequeña se construya al final de la calle Benartemi, denominándose Plaza de Ferret, nombre con el que todavía se conoce. Después de 5 años desde la primera solicitud por escrito y tras el enorme empeño de nuestros abuelos se consiguió que por fin estuviera todo preparado para la construcción de estos 2 espacios públicos en el barrio.

Jorge Pulido Santana

Miembro del Foro por La Isleta.

Valora este artículo
(0 votos)

Diseñado por CUADRADOS · Estudio de diseño web en Canarias

© Canarias24Horas S.L. | Todos los derechos reservados.