Logo
Imprimir esta página
14 Ene

¿Cuánto contribuye Tenerife al cambio climático?

Nunca, desde que existen registros de temperatura, el planeta había estado tan caliente. Y las personas somos las culpables.
El planeta se está calentando, de hecho, nunca ha estado tan caliente, al menos desde que existen registros de temperatura. Es más, la comunidad científica es casi unánime al afirmar que este calentamiento es debido a la acción humana.
Los gases de la atmósfera terrestre retienen parte del calor que nos llega del sol. A este efecto se le llama efecto invernadero y es el que hace posible que la temperatura de la tierra sea la adecuada para la vida. Lo que en principio hace que el planeta sea habitable, ha terminado convirtiéndose en un problema debido a que, por la actividad humana, la concentración de gases en la atmósfera ha aumentado tan rápida y desproporcionadamente que está provocando un alarmante aumento de temperatura. En Canarias, según el Ministerio de Medio Ambiente, la temperatura media subirá entre 2ºC y 4ºC en verano y entre 1ºC y 2ºC en invierno, a mediados de este siglo.


Los alumnos del IES Domingo Pérez Minik de 1º de Bachillerato estábamos estudiando las fuentes de energía en la asignatura de Tecnología Industrial cuando nos surgió la pregunta de cuánto estamos contribuyendo en Tenerife al cambio climático. Los principales gases que favorecen el efecto invernadero son el dióxido de carbono (CO2) y el metano (CH4). El CO2 es el principal responsable del calentamiento. Su emisión procede de cualquier tipo de combustión, como la de la gasolina en los motores de los coches o el fuel en las centrales térmicas. El efecto del metano es mucho mayor que el del CO2 pero aparece en menor concentración. Su emisión procede fundamentalmente de las explotaciones agrícolas y ganaderas. Al no tener la isla ganadería o agricultura intensiva de importancia, hemos centrado nuestro estudio en las emisiones de CO2.
Buscamos en las fuentes de información pública datos referidos a todas las actividades que pudieran emitir CO2.. Según el Instituto Canario de Estadística, en Tenerife, en 2017, había 710.869 vehículos circulando. Teniendo en cuenta que la media de emisión de dióxido de carbono de un coche fue de 118,1 gCO2/km en 2017 (según la Agencia Europea de Medio Ambiente) y que un vehículo nuevo recorre un promedio de 24.629 km al año (según Faconauto, cifra de 2016), todos los vehículos de la isla expulsaron a la atmósfera algo más de dos millones de toneladas CO2 en 2017.
En cuanto a las centrales térmicas y otras actividades industriales hemos consultado el Registro Estatal de Emisiones y Fuentes Contaminantes. La Central Térmica de Granadilla emite 1,9 millones de toneladas de CO2 mientras que la de Candelaria contribuye con 370.000 toneladas.
La Refinería de Santa Cruz pasó de emitir 600.000 toneladas en 2010 a sólo 32.000 toneladas en 2017 debido a que ha paralizado su actividad de refinado de petróleo quedando como central distribuidora. El resto de explotaciones industriales, agrícolas y ganaderas contribuyen con cantidades despreciables en comparación a las cifras anteriores.
En definitiva, los vehículos a motor emiten casi tanto CO2 como las dos centrales térmicas de la isla. Considerando una población de 900.000 habitantes (cifra un tanto engañosa porque no tiene en cuenta los millones de turistas que nos visitan), cada tinerfeño emite 4,7 toneladas de CO2 al año, cifra que nos sitúa al nivel de Portugal y por debajo de la media española (de 5,8 toneladas por habitante, según cifras del Banco Mundial). Por poner estos números en contexto, cada ciudadano estadounidense es el responsable de la emisión de 17 toneladas de CO2, mientras que uno de Burundi contribuye con tan solo 0,02 toneladas.
El cambio climático no es un mal augurio para el futuro: ya es una realidad que está empeorando las condiciones de vida de la humanidad en todo el planeta y hará inhabitables muchas regiones. A la luz de estos datos, creemos que debe fomentarse el uso del transporte público. En Canarias, y en particular en Tenerife, dependemos más del vehículo privado que en otras comunidades: cuando no hay otras alternativas al transporte, el uso del coche se vuelve imprescindible lo que hace que en gran parte de los hogares canarios haya más de un vehículo. También consideramos imprescindible sustituir a medio plazo el parque móvil de la isla por vehículos eléctricos. En cualquier caso, recordemos que en Canarias la energía eléctrica proviene de fuentes no renovables por lo que esto no frenaría completamente las emisiones. A medio y largo plazo el objetivo deberá ser la sustitución de las centrales térmicas por otras de fuentes renovables. En este sentido, el plan de introducción de gas natural en la isla es una mala noticia para el planeta.

Fmdo: Alumnado de 1º de Bachillerato del IES Domingo Pérez Minik de la asignatura de Tecnología Industrial

Valora este artículo
(0 votos)
© Canarias24Horas S.L. | Todos los derechos reservados.