Jueves, 22 de Febrero 2024 

Canarias24Horas.com


More information Cialis Online
02 Ene

Actuales "damonas" y anteriores "señoros" en gobierno progre

No se puede, por mucho que griten lo contrario: "cambiar el mundo, cambiar las cosas: sin el pueblo, sin la participación de los brazos (los pocos que quedan) trabajadores, y sin conciencia y organización"... y eso pasa factura.

Es cierto que de aquel proletariado de la revolución industrial y posteriores en "nuestro mundo" (acordémonos que el mundo es muy grande y lleno de parias, proletarios, campesinos pobres y miserables sin vida y sin futuro) pues hay un "gran mundo" que llora por sobrevivir. Y en el nuestro mismo, si bien de hambre como tal es difícil perecer; los suicidios por no poder afrontar situaciones, la soledad sobrevenida y hasta no poder emanciparme por no poder mantenerme... forma parte, a pesar de todo nuestro "bienestar", de los nuevos apetitos: no sólo de pan... Ante todo, no poder proyectar un futuro medio cierto.

La llamada violencia de género se cobra un aumento que no hay que ser muy sociólogo para darse cuenta de algunos porqués: "cuando el dinero no entra por la puerta, el amor sale por la ventana" nos decían los más sabios: ahora salen cadáveres y sufrimiento que aumenta con todo esta crisis actual, y por venir".

Cómo "Eje general", en España, nos podríamos remontar a hechos prácticos reales y recientes cuando, a medida que el último reajuste financiero (llamado crisis) se abatía -2008- sobre las espaldas de todos y todas las trabajadoras dependientes. "de aquellos momentos son frutos estos. Porque los que juegan a finanzas: de la banca para abajo... aumentaron de manera considerable sus activos financieros, inmovilizados y emporios gigantescos.

Ahora, que predomina el "yo" desde los cuentos de autoayudas hasta primero "yo" y si queda algo "yo"... una vez desarticuladas las organizaciones políticas combativas (tras un largo proceso desde la transición a la constitución y luego a Europa); los movimientos sociales transformadores:

"no olvidemos que han logrado colocar reivindicaciones parciales y particulares de un sector, como si fuese lo primordial y lo prioritario por encima de cualquier opción transformadora, se sitúa aspirar a la igualdad en una sociedad aún dividida en clases", no entender esto, nos deja a la deriva, como han quedado los pocos postulados progresistas (hablo de como entendíamos antes progresismo) que aún mantenía la socialdemocracia:
... reorientado el impulso de cambio social a través de crear expectativas "elitistas" donde la supuesta intelectualidad (o telectuales in) es "la transformadora". Ahora pretenden articular algunas medidas "progres" con cantos de logros que nada tienen que ver con tradiciones de lucha y conquista y sí mucho de lavado de cara y acomodo "al sistema posible" que se revertirán en forma de recorte de derechos a las mayorías sociales, pues capitalismo / liberalismo y protección pública de lo social no cuadran en ningún estamento.

Y esto, aunque lo parezca no es nada nuevo.

Los reformistas progres ahora, herederos de la socialdemocracia más rancia y claudicante, como han hecho en muchos lugares nos llevan a la nada. Y es que, en sí, son los considerados "intelectuales". Es decir, así como un cáncer no se cura con aspirinas... el capitalismo no se humaniza con reformas. Puedes tener a una fiera en casa acostumbrada a las personas, pero es una fiera, come carne, y su reacción puede ser mortal e imprevisible.

<> -Karl Kautsky-

Cosas básicas son, que ya es hora de entender que un salario mínimo no puede ser el mismo para todos los sectores; porque, aunque su inspiración es justa: ha evolucionado como "guía" para ser una "oferta" muy sustanciosa en la que se amparan sectores con penalidades y durezas ciertamente diferenciales. La fundamental, es que el intelectual progre habla desde su púlpito del intelecto y su conocimiento que se le supone: ¿liderazgo?

Debemos repensar cuales son los significados y significantes de todos los planteamientos ya que; las llamadas y que izquierdas (diluidas, acomodadas, pactistas...) han despejado todo capacidad de análisis para la transformación amparados en parámetros carentes de una trayectoria fija o real, y si un conglomerado de tesis que han sido muy útiles para el refuerzo de personalismos, fraccionalismos, revisionismos y todo tipo de "ismos".

Y es aceptable, comprensible y realizable que no es la misma situación que hace apenas unos años. Que el complejo mecanismo administrativo y de leyes requiere de conocimientos amplios para poder entenderlo y transformarlo. Y para transformarlo se necesita el "interés de clase" no el de gestores iluminados técnicamente, pero sin la perspectiva real, porque viven en su mundo, y es precisamente ese mundo, ese vivir, esa acción, ese proceder quien "hasta sin querer" determina el interés social de élites o de mayorías. Se hace imprescindible la continua formación de CUADROS POLÍTICOS de CLASE.

Y es así, como se va produciendo esa disyuntiva que sitúa a "muchachos y muchachas" con voluntad transformadora, que no les niego, pero en contradicción ya no sólo con su estado actual; viene determinado en demasía por su "abolengo" familiar... cuasi siempre, por no decir siempre, alejado del desposeído e interesado real en el cambio, aún sin ser consciente de su interés. Y eso determina su historia, su proceder y su proyección.

El hecho de que los creen ficticios estados de opinión ocultando las realidades sociales de retroceso a la pobreza severa de manera alarmante, la pérdida de perspectivas de emancipación familiar en lo laboral, una enseñanza (no hay un término muy claro hoy sobre el tema) y unas enseñanzas prácticas en Formación Profesional para situar a la mano de obra en la exigencias técnicas de los nuevos mercados, ha hecho que las universidades se conviertan, al menos en el área humanística: un cementerio de elefantes infumables, cuyo objetivo es editar sus libros y engordar su currículum a la nada. En las ciencias aún es preciso un mínimo nivel, y eso si en su conjunto no van al caos: "son un caos sin sentido".

Pretender aplicar reformas progresivas en un sistema económico basado en los mercados y los mercaderes no se sostiene en mínima aritmética. Eso lo ha venido haciendo la antigua socialdemocracia (desde los predecesores de Bernstein y posteriores) y siempre ha terminado por regenerar el sistema capitalista (pasando la factura) o bien lo afincan en un estado concreto, con una gente en concreto, ocultando datos concretos (¿conocemos las cifras de millones de desposeídos en los EEUU?) por no citar cualquier "paraíso" de la Europa que se desarrolló esquilmando sus colonias en África (por no hablar de América que sería interminable) y hoy nos llegan sus consecuencias históricas montados en miserables barquillas aterradoras y la mayoría víctimas de todas las mafias habidas y por haber. Las salidas más al alcance fueron los llamados procesos de liberación, sin más herramientas transformadoras, y convirtiendo a esos territorios y a su población en una nueva modalidad de "Estados pobres con conciencia social de clase" y más sufrimientos a la nada.

Cuando se trata de transformar se necesitan las circunstancias propicias, el grado de concienciación necesario, la implantación real y efectiva, la clase y el calado de transformación que se pretende y ante todo, un "estado mayor" capaz de dirigir toda esa potencialidad libre de arbitrariedades de promoción personal y situacionista/arribista. Ese culto al líder que nos recuerda a la fe. Confundiendo el crecer individual con la propiedad del producto.

Y precisamente, fue la implantación real la que se desatendió y se impuso el modelo de los núcleos hegemónicos, de la dirección extremadamente formada, las alianzas y barnices... todo para dar "reformas" varias que, en tiempo y forma, el sistema reconvierte y si se ve amenazado no duda en emplear la cara más feroz en forma de aupar a la ultraderecha más retrógrada, que comienza con cánticos robados a la patria y termina por generar violencia. Y una de sus armas actuales ante este prolongado decaer que propician, es precisamente la destrucción de los estados modernos, convirtiéndolos en estados fallidos ingobernables, para que de esta forma y manera, una vez secuestrado el pensamiento social y encauzado por la opinión publicada, lo políticamente correcto, y todos esos "embustes" creados y diseñados para frenar toda posibilidad de transformación real.

Luego, "damonas y señoros", por muchos aparejos reformistas y hasta sincrónicos, por muchas ganas que algunas "almas cándidas" lo crean... o por mucho que se trate de descabalgar una forma de estado sin articular un movimiento unificador, superando nacionalismos aventureros reales, hacer conciencia de país, de Estado... de unificación en la diferencia "bendita"... de no colocar por encima del interés general el interés de gremios y otros, sin cuestiones tan reales y tan despreciados pero que son reales como los símbolos y los valores en común... sin entender que "la fiera nos encariña, pero si le dejas a su alcance al herbívoro, se lo terminará zampando porque es su naturaleza".. Pues entiéndase que capital y trabajo tienen una disputa con el valor.

Esperemos no tener que pagar caro nuestra propia desorganización y las aventuras de jugar en la jaula de los leones sin contar con domadores o con auxiliares que nos puedan proteger del riesgo.

Mientras "los progres" se desinflan; tenemos la obligación "los progresistas" de entendernos para avanzar. No olvidemos que las derechas están fraccionadas, no divididas, actúan a una cuando los intereses les reclaman. Pues si seguimos en clave "progre" ¿dudan de que estas irán a por todas? Y que conste que: "tres eran, tres, LAS HIJAS DE ELENA... no digo más nada. Pero al menos, reflexionemos y dejémonos de pamplinas.

Se trata de cubrir una necesidad social que ha quedado a la deriva, y es la presencia de una izquierda que trabaje con miras a un porvenir cercano e imprescindible:

... Una izquierda definida y decididamente transformadora, sólidamente materialista pero no economicista, ideológicamente coherente, no nacionalista, patriótica, laica... Una izquierda socialista innovadora, inspirada en los valores positivos de la Ilustración y en el marxismo político en nuestros tiempos, tomando notas de las experiencias vividas. Que abandone el engaño, el fraude y las cantinelas identitarias irracionales. Que se reconozca en la mejor tradición del republicanismo como paso de avance social.

Vamos a ello... estamos en ello... esperamos a tu colectivo u organización que es imprescindible en esta ALIANZA: en esa mesa coordinadora de Canarias: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Ramón González

Miembro de GANA y Vicepresidente del Consejo Político de AIREs – La izquierda.

Valora este artículo
(2 votos)

Diseñado por CUADRADOS · Estudio de diseño web en Canarias

© Canarias24Horas S.L. | Todos los derechos reservados.