Viernes, 19 de Julio 2019 

Canarias24Horas.com


More information Cialis Online
20 Nov

El Niño de Taung es la denominación popular con que se hace referencia al fósil de un cráneo infantil deAustralopithecus africanus de 2,5 millones de años de antigüedad encontrado en Taung (Sudáfrica) en el año1924. El fósil fue extraído de la roca en la que se encontraba incrustado; fue hallado de manera casual por unos obreros de cantera en Taung, (Sudáfrica). El espécimen es excepcional por las partes conservadas: un cráneo y mandíbula y un molde interno de la caja craneal (endocráneo).

Este individuo tenía todos los dientes de leche y le estaban terminando de salir las muelasdefinitivas (en nuestra especie las primeras muelas aparecen a los 6 años y en los chimpancés a los 3); se piensa que tenían un crecimiento similar al de los chimpancés, por lo que la muerte le sobrevino al niño de Taung sobre los 3 años.

El descubrimiento se publicó el 7 de febrero de 1925 en la revista británica de ciencia Nature. El artículo iba firmado por el profesor de neuroanatomía de la Universidad de Witwatersrand de Johannesburgo Raymond Dart. Se piensa que el hallazgo de este fósil infantil dio lugar al nacimiento de la paleontología humana moderna.

Un nuevo análisis del Niño de Taung, un homínido de tres millones de años descubierto en Sudáfrica hace 90 años, revela que no presenta un desarrollo del cerebro similar al del humano moderno.

Al someter el cráneo a tecnologías de última generación en las instalaciones de la Universidad de Wits, 'Microfocus X-ray Computed Tomography (CT)', investigadores están ahora poniendo en duda las teorías de que el 'Australopithecus africanus' muestra las mismas adaptaciones craneales encontradas en bebés y niños pequeños humanos modernos.

Esta nueva investigación, cuyos resultados se publican en la revista 'Proceedings of the National Academy of Sciences, refuta el actual apoyo a la idea de que este homínido temprano muestra un desarrollo del cerebro infantil en la región prefrontal similar al de los humanos modernos.

El Niño de Taung tiene importancia histórica y científica en el registro fósil como el primer y mejor ejemplo de la evolución temprana del cerebro de los homínidos y las teorías han propuesto que presenta adaptaciones craneales clave que se encuentran en los lactantes y niños pequeños humanos modernos.

Para estudiar esta adaptación evolutiva, el doctor Kristian J. Carlson, investigador senior del Instituto de Estudios Evolutivos de la Universidad de Witwatersrand, y sus colegas, el profesor Ralph L. Holloway, de la Universidad de Columbia, y Douglas C. Broadfield, de la 'Florida Atlantic University', todas ellas en Estados Unidos, realizaron una disección en silico del fósil de Taung utilizando tomografía computarizada de alta resolución.

"Un estudio reciente ha descrito el fósil de cerca de tres millones de años, que se cree que perteneció a un niño de entre 3 y 4 años de edad, que poseía una sutura metópica persistente y una fontanela anterior abierta, dos características que facilitan el crecimiento del cerebro postnatal en los bebés humanos, argumenta Carlson.

Las comparaciones con el registro fósil homínido existente y el chimpancé no son compatibles con este escenario evolutivo. Citando las deficiencias en la forma en que el material fósil de Taung se ha evaluado recientemente, los científicos sugieren que la evidencia física no enlaza de manera incontrovertible las funciones del cráneo de Taung con la expansión del lóbulo prefrontaltemprano, una región del cerebro implicada en muchos de los comportamientos humanos.

Los autores también debaten sobre los fundamentos teóricos previamente ofrecidos para esta adaptación de 'A. Africanus'. Al refutar la presencia de estas características en el Niño de Taung, los investigadores discuten si estas estructuras eran selectivas formas ventajosas en la evolución de los homínidos, sobre todo en los australopitecinos.

Por lo tanto, los resultados del nuevo estudio muestran que todavía no hay evidencia de este tipo de adaptación del cráneo desarrollada antes del 'Homo', ni hay evidencia de un vínculo entre tales características del cráneo y la expansión temprana propuesta del lóbulo prefrontal, apunta Carlson.
Un nuevo análisis del Niño de Taung, un homínido de tres millones de años descubierto en Sudáfrica hace 90 años, revela que no presenta un desarrollo del cerebro similar al del humano moderno.

Al someter el cráneo a tecnologías de última generación en las instalaciones de la Universidad de Wits, 'Microfocus X-ray Computed Tomography (CT)', investigadores están ahora poniendo en duda las teorías de que el 'Australopithecus africanus' muestra las mismas adaptaciones craneales encontradas en bebés y niños pequeños humanos modernos.

Esta nueva investigación, cuyos resultados se publican en la revista 'Proceedings of the National Academy of Sciences, refuta el actual apoyo a la idea de que este homínido temprano muestra un desarrollo del cerebro infantil en la región prefrontal similar al de los humanos modernos.

El Niño de Taung tiene importancia histórica y científica en el registro fósil como el primer y mejor ejemplo de la evolución temprana del cerebro de los homínidos y las teorías han propuesto que presenta adaptaciones craneales clave que se encuentran en los lactantes y niños pequeños humanos modernos.

Para estudiar esta adaptación evolutiva, el doctor Kristian J. Carlson, investigador senior del Instituto de Estudios Evolutivos de la Universidad de Witwatersrand, y sus colegas, el profesor Ralph L. Holloway, de la Universidad de Columbia, y Douglas C. Broadfield, de la 'Florida Atlantic University', todas ellas en Estados Unidos, realizaron una disección en silico del fósil de Taung utilizando tomografía computarizada de alta resolución.

"Un estudio reciente ha descrito el fósil de cerca de tres millones de años, que se cree que perteneció a un niño de entre 3 y 4 años de edad, que poseía una sutura metópica persistente y una fontanela anterior abierta, dos características que facilitan el crecimiento del cerebro postnatal en los bebés humanos, argumenta Carlson.

Las comparaciones con el registro fósil homínido existente y el chimpancé no son compatibles con este escenario evolutivo. Citando las deficiencias en la forma en que el material fósil de Taung se ha evaluado recientemente, los científicos sugieren que la evidencia física no enlaza de manera incontrovertible las funciones del cráneo de Taung con la expansión del lóbulo prefrontaltemprano, una región del cerebro implicada en muchos de los comportamientos humanos.

Los autores también debaten sobre los fundamentos teóricos previamente ofrecidos para esta adaptación de 'A. Africanus'. Al refutar la presencia de estas características en el Niño de Taung, los investigadores discuten si estas estructuras eran selectivas formas ventajosas en la evolución de los homínidos, sobre todo en los australopitecinos.

Por lo tanto, los resultados del nuevo estudio muestran que todavía no hay evidencia de este tipo de adaptación del cráneo desarrollada antes del 'Homo', ni hay evidencia de un vínculo entre tales características del cráneo y la expansión temprana propuesta del lóbulo prefrontal, apunta Carlson.

Aurea Gutierrez

Divulgadora Científica

Valora este artículo
(0 votos)
Aurea Gutierrez

Aurea Gutierrez
Divulgadora Científica – Crónicas Aureas

Sitio Web: cienciacronica.wordpress.com/

Diseñado por CUADRADOS · Estudio de diseño web en Canarias

© Canarias24Horas S.L. | Todos los derechos reservados.