Viernes, 20 de Septiembre 2019 

Canarias24Horas.com


More information Cialis Online
28 Ene

Otro artículo bastante cursi (e ingenuo)

Se ve un tomate casi rojo sobre la enorme pradera del campo de golf que puede ser una perfomance minimalista. Y, además, puede observarse el jugador que sale del resort ataviado con el uniforme que deben calzar estos deportistas de calzón bombacho.

Ya se sabe: polo de marca, guante en el metacarpiano (...) derecho, zapatos de dos colores, andar marcial y un ligero eructo que le produce el zumo de naranja al mezclarlo con la emulsión de huevo desestructurado y el café de máquina; tal vez la sacarina – piensa – o que el pan se había pasado de horno, mientras le echa una visual al caddy que es un mozo de su edad que carga un zurrón (...) conteniendo cantidad de bastones para que los hoyos se recorran en tiempo y forma, bajo par.

Nadie sabe, ni el director del hotel, cómo llego el tomate a esa superficie de mala hierba que se riega cada día con agua buena. Pero ahí está el tomate como una esfera nostálgica del billar francés. Aunque es posible que el que carga los palos (...) piense que esta circunstancia – minimalista – sea una venganza de los y de las que antaño plantaban tomateras en esta zona de lujo, mujeres que se iban a la vera del barranco, hoy vallado, a dar rienda suelta a sus necesidades y se limpiaban con una piedrita o una penca joven (...), mientras el niño – una prolongación del sistema que ha vuelto - jugaba feliz dentro de un cajón en medio de los surcos. Alcánzame el número seis, dice el golfista, que estoy a punto de lograr un golpe definitivo. Y el caddy saca el bastón que exige el que manda, ambos profesionales.

El deportista (...) se enjuaga el sudor y concede un descanso al auxiliar. Este último (...) medita, se levanta, va hacia el tomate que aún se mantiene demasiado rojo sobre el césped y recuerda un párrafo de sus lecturas - tiene dos carreras- "ser o no ser; esa es la cuestión" Y le da un mordisco a la fruta.

Se reanuda la partida solitaria, ¡paffff!, casi logro el último hoyo, tengo que mejorar mi handicap, reflexiona el jugador. No está mal, hace algo de viento y necesito concentración. El campo está muy seco, hablaré con el director para que esta noche abra los aspersores. Mañana será otro día.

Y poco más hay que añadir. Es el turismo de calidad, que ha colaborado a bajar el paro (obrero) y de alto poder adquisitivo. Dice Marichal que las chicas guapas son las del Toscal. Más o menos. Y es que los campos de golf (si le añadimos la sílaba OS es otra historia, o la misma) han dado infinidad de puestos de trabajo. ¿O no?

Valora este artículo
(1 Voto)

Diseñado por CUADRADOS · Estudio de diseño web en Canarias

© Canarias24Horas S.L. | Todos los derechos reservados.