Lunes, 27 de Mayo 2024 

Canarias24Horas.com


More information Cialis Online
08 Ene

Rigoberta Menchú señaló "La democracia no es una meta que se pueda alcanzar para dedicarse después a otros objetivos; es una condición que sólo se puede mantener si todo ciudadano la defiende" ¡Nada más cierto!
El Siglo XXI ha sido especialmente arisco contra las democracias, el denominado Nuevo Orden Mundial es una oda a regímenes tiránicos, teocracias, democracias decadentes. El BRICS es la mejor demostración, un enjambre de países con estas características liderados por China y la Unión Soviética... ¡Sí, la Unión Soviética! porque no solo su clase política se ha sostenido en el poder, sino que con Putin ya no hay diferencia.


Por otro lado, se asoma Bukele en El Salvador, violando flagrantemente la Constitución de su país en varios actos de gobierno, sin embargo, los habitantes de ese país salivan cuando oyen su nombre, alcanza una popularidad increíble, superior al 80%, de hecho, es el presidente más apoyado en todo el planeta.
La gran pregunta ¿Puede lo jurídico estar por encima de lo legítimo? el problema es que lo jurídico es muy amplio y ambiguo, mientras lo legítimo no tanto, nos explicamos. Por ejemplo, en Nicaragua, Ortega ha desinstitucionalizado al país, ahora el derecho positivo, la ley toda, proviene enteramente de sus caprichos, de sus intereses retencionistas de poder, a pesar que su popularidad es casi nula, pero "la ley" vigente lo ayuda a sostenerse, mismos casos en las vejadas Cuba y Venezuela.
Las democracias deben adaptarse, crear mecanismos realmente efectivos de control, que protejan la institucionalidad, los recursos públicos ¿Qué ocurre si un gobernante es tremendamente eficaz, pero la ley limita su permanencia en el poder? El mismo Bolívar infirió lo tremendamente dañino que resulta dejar permanecer largo tiempo un hombre en el poder, es el origen de la usurpación y la tiranía aseguró, pero dos siglos después ¿Es aún válido ese planteamiento? En la inmensa mayoría de los casos si, como los arriba mencionados, pero hay excepciones.
El tema de la confianza política en el que se basan algunos sistemas parlamentarios pudiera darnos luces, el primer ministro detenta el poder hasta que el parlamento retira su apoyo, pudiendo se un año o muchos más. Esto podría ser una salida, por ejemplo, al fenómeno Bukele quien ha llevado a su nación a una era dorada, pero enfrenta límites constitucionales. Ahora bien, lo fundamental en esta relación de "confianza política" es la institucionalidad aferrada a la legitimidad. @leandrotango

Leandro Rodríguez Linárez

Valora este artículo
(0 votos)

Diseñado por CUADRADOS · Estudio de diseño web en Canarias

© Canarias24Horas S.L. | Todos los derechos reservados.