Domingo, 26 de Enero 2020 

Canarias24Horas.com


More information Cialis Online
05 Mar

Se equivoca la señora Cristina Cifuentes, delegada del Gobierno en Madrid, al solicitar a los sindicatos UGT y CCOO que se abstengan de celebrar manifestaciones el 11 de marzo porque, justifica este cargo gubernamental, se trata de un día con una carga emotiva inevitable, los 192 muertos de los atentados de los trenes el año 2004. Alega que es una fecha en la que se le debe guardar un respeto a esos fallecidos y a las familias y amigos de quienes fueron devastados por la brutalidad de unas mentes que quisieron causar un dolor terrible por la participación de España en la Guerra de Irak y a fe que lo lograron. Sin embargo, insisto, la señora Cifuentes yerra el disparo de una manera torpe.

¿Y por qué? se preguntarán ustedes. Muy sencillo, porque se intenta acallar de una manera poco lúcida e inteligente la voz de los sindicatos, unas organizaciones que, por otro lado, han permanecido silentes siete años. Hay cuestiones que serían tan fáciles que cayeran por su propio peso que no haría falta mencionarlas, pero la delegada del Gobierno le concede un valor a los dos grandes sindicatos que ahora, con mayor motivo, se esforzarán en hacer una convocatoria multitudinaria. Desde luego, la política del PP se ha lucido en materia de comunicación, algo que tampoco suele sorprender porque en Génova son maestros en el arte de liarla con los mensajes más sencillos de transmitir.

A mí, que se haga o se deje de hacer una manifestación sindical es algo que me trae sin cuidado. A estas alturas, los señores Méndez y Toxo ya no van a engañar a la sociedad. Ésta sabe el comportamiento que han tenido durante todo este tiempo y ahora nadie se cree este cambio de actitud tan sorprendente, recuperando la pancarta como si nunca la hubiesen retirado de la calle. ¿Qué se quieren manifestar el 11-M? Que lo hagan, exactamente igual que tenemos partidos de fútbol, de baloncesto o carreras de galgos. No creo que la memoria por las víctimas se vea empañada por un happening de UGT o CCOO.

Fíjense, si en Nueva York la vida no se para por la celebración del aniversario de los atentados del 11-S, ¿por qué tenemos que hacerlo en Madrid? A veces las autoridades competentes se pasan en su celo por querer tenerlo todo bajo control y eso genera controversias innecesarias. Si los sindicatos quieren salir a la calle, señora Cifuentes, que lo hagan, están en su pleno derecho. Total, tampoco creo que los familiares de las víctimas de los atentados de Atocha y estaciones de Cercanías aledañas vayan a sentirse ninguneadas porque a la par que ellos celebran los homenajes de rigor, tengamos a los del crucero o al de los relojes pateando Madrid.

Juan Antonio Alonso Velarde

Modificado por última vez en Miércoles, 04 Abril 2012 15:09
Valora este artículo
(0 votos)
Juan Antonio Alonso Velarde

Actualmente es redactor en Madrid del área de política en Periodista Digital. Es columnista de opinión en las páginas de Canarias del periódico ABC, contertulio en el programa Tenerife Week, en Radio Unión Tenerife; en a Todo Tenerife, en Es Radio Pulso Tenerife y en La Alpizpa, en Canarias Radio La Autonómica.

Sitio Web: juanvelarde.blogia.com/

Diseñado por CUADRADOS · Estudio de diseño web en Canarias

© Canarias24Horas S.L. | Todos los derechos reservados.